Entender las muertes, las pandemias y la conciencia colectiva

Todos los efectos naturales tienen una causa espiritual; somos esencialmente espíritus que habitan el cuerpo humano y todo lo que nos sucede, o a través de nosotros, se crea en el mundo espiritual antes de manifestarse en el mundo físico, ya sean muertes, enfermedades o desastres que llamamos “naturales”. Todas las muertes a un nivel muy alto del alma son una forma de suicidio, porque cada alma elige cuándo entra y sale de esta tercera densidad de ilusiones llamada mundo físico. Pero esto no es algo que podamos saber o controlar conscientemente, porque de lo contrario no podríamos jugar este juego llamado vida por completo. Entonces, habiendo establecido esa premisa de comprensión, ahora queda la pregunta: ¿por qué tantas almas eligen dejar la vida física en el planeta en este momento? Examinemos esto desde la perspectiva de los eventos masivos y por qué incluso ocurren en primer lugar …

Eventos masivos

No es posible que comprendamos la composición de los eventos masivos de ningún tipo hasta que podamos comprender el esqueleto más grande en el que ocurren. A nivel del alma, una epidemia suele ser una declaración de protesta masiva social donde las condiciones físicas no son adecuadas para producir la calidad de vida que hace que la supervivencia valga la pena. La biología por sí sola no impulsa este vehículo físico; pero en términos de la sostenibilidad de nuestra especie, los estados mentales son igualmente importantes, si no más. Nadie se enferma a menos que esa enfermedad tenga un propósito psíquico o psicológico. Las emociones no pueden separarse del cuerpo, de la misma manera que las experiencias de la vida de uno no pueden aislarse del entorno en el que se encuentra. Nuestras experiencias internas se ven afectadas por nuestros entornos culturales y políticos, impresiones religiosas y filosóficas, dictados sociales, etc. Mire lo que sucedía en el mundo antes de que apareciera el virus. Personas de todos los ámbitos de la vida están cayendo presa de la desesperación, el desanimo, el desaliento, la depresión, que automáticamente reducen la inmunidad corporal.

El desanimo y la apatía son enemigos del bienestar de nuestra especie. Los entornos sociales, las estructuras políticas, los estados económicos, las estrategias ambientales, las declaraciones religiosas o los sentimientos filosóficos que propagan estas malas condiciones mentales dan lugar a represalias biológicas. Estos estados mentales no solo disminuyen las defensas corporales, sino que activan y cambian la química física, creando desequilibrios en el cuerpo y comenzando así las condiciones de enfermedad. Muchos virus intrínsecamente capaces de causar la muerte en circunstancias normales confieren salud general al individuo, coexisten con otros virus y participan en actividades esenciales que preservan el equilibrio físico. No obstante, si ciertos virus se provocan más allá de su actividad normal, causando una sobreproducción a través de enfermedades mentales, pueden convertirse en pcotencialmente mortales.

El estado natural de la vida en sí mismo es el de la alegría, y no importa si la lógica, el razonamiento o los sistemas de creencias apuntan a lo contrario, son los estados mentales opuestos de abatimiento y apatía los que contribuyen a la salud y la vitalidad, promoviendo el bienestar físico, psicológico y también espiritual entre nuestra población. Podemos vivir en una sociedad física, pero principalmente operamos dentro de una sociedad de pensamientos y sentimientos que afectan directamente el comportamiento de nuestro cuerpo. Esta sociedad de emociones, sentimientos y percepciones puede ser intangible pero provoca todas las actividades físicas a las que estamos acostumbrados. Por lo tanto, una epidemia, ya sea que se propague a través de los animales o del homo sapiens, no es solo una declaración biológica sino también psíquica en la que cada ser sabe de manera inherente que su propia realización interior puede justificar la calidad de vida de forma individual, contribuyendo así a la supervivencia masiva de su especie. Físicamente, los virus pueden transmitirse de una persona a otra, pero los graves problemas mentales individuales literalmente contribuyen a las enfermedades de masas sociales. Por lo tanto, es esencial reconocer al individuo y su capacidad para dar forma a sus experiencias internas, porque solo cuando se le da importancia a la naturaleza privada del individuo, podemos comenzar a comprender cómo la amplificación de esta realidad personal se expande y se fusiona para formar vastas reacciones masivas a nivel colectivo de conciencia.

Tenemos un grupo masivo de personas que abandonan la vida física en el planeta hoy precisamente por esta razón, lo que nos obliga a sentir la unidad de la humanidad a través de estas muertes mientras intuimos nuestro conocimiento inconsciente más profundo sobre nosotros mismos, el mundo, el universo en general, la creación y la fuente misma que algunos llaman Dios. Este es uno de los momentos más peculiares que enfrentamos como especie colectiva, y es un momento de gran despertar. Esta pandemia nos está cambiando más de lo que podemos imaginar, y ahora mismo está ocurriendo un gran cambio planetario … a medida que nos despertamos a nosotros mismos y nos damos cuenta de quiénes somos en realidad.

Transformación social

Las epidemias a menudo tienen más de un propósito, comunicando que ciertas circunstancias ya no se pueden soportar y el cambio es inevitable. Este tipo de represalia biológica, generalmente en forma de brote, puede continuar hasta que esas patéticas condiciones de la sociedad se vean obligadas a transformar, transmutar y trascender.

Considere cómo la plaga causó el fin del feudalismo en Inglaterra. En el año 1348, la Peste Negra, una pandemia de peste bubónica arrasó Inglaterra matando a millones; esta enorme caída de la población provocó una escasez de mano de obra, lo que redujo el control de la nobleza sobre las clases bajas, lo que resultó en el triunfo de los campesinos sobre el sistema feudal. Crecieron pueblos y ciudades. El declive del sistema de gremios y la expansión de la industria cambiaron la economía y la sociedad de Europa; así, la Peste Negra provocó una declinación del feudalismo y ayudó a poner fin a la servidumbre.

La Peste Negra | Fuente: Grupo de Imágenes Universal / Imágenes de Getty

El ambiente en el que ocurre una epidemia indica directamente las condiciones políticas, sociales, religiosas o económicas que han progresado en la región. Muchas veces estos brotes ocurren debido a acciones políticas o sociales improductivas e ineficaces, ya que las personas se encuentran en condiciones desesperadas. El aislamiento emocional es un asesino en serie. El abatimiento es más contagioso que cualquier virus y sus llamas encienden el corazón humano, extendiéndose de cama en cama, cuerpo a cuerpo, más rápido que cualquier portador de enfermedades. Sin embargo, afecta a quienes pueden estar en estados mentales similares y, hasta cierto punto, también acelera el ritmo de lo que se necesita hacer colectivamente para provocar la reforma social. Siempre que ocurre un desastre de impacto masivo, se abre un enorme espacio para que la gente actúe con urgencia sobre los problemas graves que plagan a la humanidad. Cada persona que muere en una epidemia envía un mensaje a sus sobrevivientes íntimos y, en el contexto más amplio, estas muertes se convierten en parte de una protesta social masiva. La gente es sacudida internamente, lo que luego agita numerosos elementos de la vida social para que sean transformados y reposicionados, a veces incluyendo el derrocamiento de gobiernos ineficaces y similares. Y así, ¡ninguna muerte ocurre en vano!

El triunfo de la Muerte | La versión de Jan Brueghel el Viejo

Por lo tanto, las pandemias que arrasan con una población masiva señalan problemas públicos masivos que amenazan con llevar a la humanidad a un desastre psíquico, psicológico y físico. Pero incluso durante una pandemia, hay quienes no mueren, quienes no se ven afectados por la enfermedad, quienes se ven a sí mismos bajo una luz totalmente diferente, quienes no se ven afectados por el desaliento, quienes se consideran efectivos en lugar de ineficaces, quienes se elevan de circunstancias poco heroicas y luego actúan con valentía provocando una transformación social muy necesaria. Las horribles condiciones epidémicas los envuelven, la visión de los moribundos confiere a sus vidas un nuevo significado, propósito y visión interior, suscitando en ellos ideas novedosas para la reforma económica, política, sociológica e incluso espiritual.

Vacunación: por qué funciona o no

Cuando aislamos las epidemias como meros eventos biológicos o ataques de bacterias / virus, entonces la solución parece tangible: aislar el virus, estudiar sus características y administrar a las personas una pequeña dosis de la enfermedad para que el cuerpo pueda combatir o desarrollar inmunidad contra ella. Si bien esto puede parecer la solución obvia, como aquellos vacunados contra la poliomielitis o la tuberculosis no contraen esas enfermedades, es efectivamente una visión miope del problema real ya que estos eventos masivos están siendo examinados en un contexto muy limitado.

Como expliqué anteriormente, la causa de una epidemia masiva no es únicamente biológica; los síntomas físicos son meros reflejos de un mal funcionamiento más profundo. Además, existe una diferencia entre un virus replicado en laboratorios y el que reside naturalmente en el cuerpo. La diferencia, aunque sutil, puede ser reconocida por nuestros cuerpos, pero obviamente no por los aparatos de laboratorio.

Nuestros cuerpos producirán anticuerpos debido a la administración de la vacuna; sin embargo, la química del cuerpo se confunde al mismo tiempo que sabe que está reaccionando a una enfermedad que no es una verdadera enfermedad sino una falsificación biológica. A medida que la integridad orgánica del cuerpo se ve comprometida, puede producir simultáneamente anticuerpos contra otras enfermedades similares, lo que extiende su mecanismo de defensa al extremo, de modo que la persona cae presa de otra enfermedad después de un tiempo, mientras nuestros científicos y médicos descubren más virus contra los que inmunizar a la población. Existe una prisa por desarrollar nuevas vacunas contra el virus más reciente, pero la mayoría se basa en predicciones. Los científicos intentan anticipar la cantidad de población que podría verse afectada por cierto virus que ha causado un número significativo de muertes, y luego, como medida de protección, se invita a la masa a recibir la última vacuna. Y muchos que no habrían contraído la enfermedad de otra manera son vacunados meticulosamente donde el sistema inmunológico se ve presionado para actuar y, a veces, en tales situaciones, debido a la inmunización sobrecargada, aquellos que psicológicamente han decidido morir morirán de todos modos, ya sea de esa enfermedad o de los efectos secundarios de la vacunación.

En nuestra sociedad, operan creencias científicas y médicas donde las vacunas se administran como una especie de medicina protectora que provoca en individuos sanos una condición leve de enfermedad que les da inmunidad contra una visita más masiva. Sin embargo, este procedimiento funciona bien para quienes creen en él. Entonces, es esencialmente la creencia lo que funciona y no el método. No estoy sugiriendo que abandonemos el método por completo cuando aparentemente funciona para tantos, pero es importante comprender por qué la vacunación produce el resultado preferido. Aunque este tipo de práctica médica es muy específica, uno no puede inyectarse con el deseo de vivir o con el entusiasmo, el deleite y la alegría de un animal sano. No hay vacuna contra las creencias. Si uno ha decidido morir, protegido de esta forma de una enfermedad, posteriormente contraerá otra. Por lo tanto, el proceso de inmunización, si bien es particularmente efectivo, solo puede fortalecer las creencias previas sobre la incompetencia del cuerpo. Dicho esto, no pretendo socavar nuestros sistemas médicos de ninguna manera, sin embargo, nunca muere nadie que no quiera morir, en un nivel superior de conciencia.

Una enfermedad implica el funcionamiento del sistema de defensa del cuerpo en general, y sin algunas enfermedades, el cuerpo no podría soportar este viaje llamado vida. El cuerpo a menudo produce su propia medicina preventiva o inoculación buscando nuevas sustancias extrañas en su entorno, asimilando esas propiedades en pequeñas dosis, contrayendo una enfermedad y luego curándose de ella, ya que el cuerpo emplea lo que puede para socializar un aparente ‘visitante’ también llamado sustancia extraña, y de esta manera se inmuniza a sí mismo. Entonces, el cuerpo naturalmente tiene dentro de sí todo lo que se requiere para su propia defensa.

En nuestro mundo, se le da mucho énfasis a la teoría darwiniana de la supervivencia del más apto, pero se ha explorado poco sobre lo que hace que la vida valga la pena, la calidad de vida o la supervivencia misma. En otras palabras, si la vida no vale la pena, ninguna especie tendrá una razón para continuar. Las civilizaciones son, literalmente, especies sociales y mueren cuando no ven ninguna razón para vivir. Por lo tanto, la supervivencia de nuestra civilización depende literalmente de la condición de cada individuo y esa condición es inicialmente un estado espiritual y psíquico.

Conclusión

Las epidemias por su carácter público hablan de problemas públicos, problemas que sociológicamente amenazan con arrastrar al individuo al desastre psíquico como lo hace su materialización física biológicamente. Éstas son también las razones del alcance o los límites de varias epidemias, por qué se extienden a través de un área y dejan otra clara, por qué uno en la familia morirá y otro sobrevivirá, porque en esta aventura masiva el individuo todavía forma su propia realidad personal.

Todo el universo está hecho de vibraciones y patrones de energía. Todo tiene una firma vibratoria; las galaxias tienen sus vibraciones únicas, una ameba tiene las suyas propias, y nosotros los humanos también. Nuestro propio patrón energético contribuye a nuestra sostenibilidad; por lo tanto, mantenerse saludable es una cuestión de sintonía con este patrón. Por supuesto, esta es una forma novedosa de percibir la salud o las enfermedades. El futuro de la medicina consistirá en ajustar nuestras vibraciones a las frecuencias de la salud, muy diferentes de las medicinas bioquímicas que se administran hoy … usando sanación con sonido, subliminales, recodificación mental, sintonización de energía, etc. en lugar de ingerir cantidades increíbles de medicamentos farmacéuticos con enormes efectos secundarios. Porque cuando estamos bien alineados, nuestra bioquímica está en perfecto equilibrio, las células hacen su trabajo, los órganos funcionan bien y disfrutamos de buena salud. Pero cuando no estamos alineados, hay un desequilibrio en esta química, por lo que las condiciones de la enfermedad nacen. Somos una especie interconectada y cuando un aspecto se rompe, afecta a todo el sistema. Los sistemas vivos no pueden aislarse en partes y hacer que eso funcione. Cada parte es parte del todo y todo lo que hacemos, interactúa con todo el sistema. Por ejemplo, la práctica general para tratar el cáncer es matar las células o extraer los órganos, con la esperanza de que el organismo sobreviva. A veces lo hace, a menudo no. Más mueren por el tratamiento y sus efectos secundarios que por la enfermedad real. Porque no se trata como un sistema completo ni se guía por los patrones de la naturaleza. Estar vivo significa estar consciente. Esto también refleja nuestra relación con la naturaleza. Cuando estamos sanos, somos uno con la naturaleza y todos los aspectos están en armonía entre sí. Es por eso que las personas que pasan más tiempo en la naturaleza son menos propensas a las enfermedades en general.

Parábola pandémica

Érase una vez, un hombre santo caminaba desde el sur de Inglaterra hacia el norte de Inglaterra. En el camino, se encontró con Plaga …
Así que tú también estás viajando hacia el norte“, observó el santo hombre. “¿Cuántas vidas piensas tomar esta vez?
Diez mil“, respondió Plaga.
Ya veo“, dijo el santo hombrey se despidió sin condenar a Plaga.

Siendo viejo y frágil, viajó lentamente y llegó al norte de Inglaterra muchos días después de Plaga. Una vez allí, presenció la trágica y caótica escena de innumerables personas muertas y moribundas en las calles, roedores y pulgas por todas partes, cuerpos enterrados indiscriminadamente y ¡oh, qué hedor! Detuvo a un comerciante que pasaba y le preguntó cuánto había afectado la epidemia. “¡Oh, es horrible, el peor de todos! Hemos perdido más de cien mil vidas a causa de la plaga“, gritó el comerciante consternado.

El santo hizo lo que pudo para ayudar y luego regresó al camino hacia el sur. En el camino, una vez más se encontró con Plaga …
Pensé que habías dicho que ibas a tomar diez mil vidas.
Lo hice“, declaró Plague con indiferencia.
¿Entonces cómo es que …?
¡El resto murió de miedo!


NOTA: El triunfo de la Muerte es una pintura de renombre relacionada con la Peste Negra, que llegó por primera vez a Europa en la década de 1340. Esta pintura al óleo muestra a personas de diferentes orígenes sociales, desde campesinos y soldados hasta nobles, así como un rey y un cardenal, que son llevados por la muerte de forma indiscriminada. Muestra aspectos de la vida cotidiana a mediados del siglo XVI, cuando el riesgo de peste era muy severo, e incluye muchas pistas sobre las creencias de la gente acerca de la Peste Negra. La enfermedad regresó en varias ocasiones y ha aparecido en la historia con nombres diferentes: La Peste Negra, La Gran Plaga, La Gran Mortalidad, son todas la misma enfermedad.

Para una comprensión holística, lea estos títulos relacionados:

  1. ¿Qué ocurre cuando uno muere? Las tres etapas
  2. ¿Qué pasa cuando uno comete el suicidio?
  3. La causa raíz de todas las enfermedades

Author: boi

Hi, I am a storyteller; I tell real stories about real people to fictitious characters!

3 thoughts

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.